¡Brillar para su gloria!

Sentada en mi oficina, pensando en esa gracia inmerecida, me siento tan amada, protegida y útil en tus manos. ¿Qué puedo hacer para devolverte aunque sea un poco de lo mucho que me das? Me duele el pecho de pensar en tanto amor, tanta gracia y misericordia…

¿Qué es lo que Dios ha hecho en tu vida? ¿Lo has olvidado? ¿Qué te hace estar de pie cada mañana? ¿Qué es lo que mueve tu corazón? ¿Cuál es tu motor?

Pasión no es una emoción para hacer las cosas; más bien, es hacerlas con la mejor actitud, en tiempos buenos y malos; es dar lo mejor sin esperar nada a cambio. Pasión es morir a mí y vivir para Cristo.

《… Y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí》(Gálatas 2:20).

Escrita por Tanitos.

Share this post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *