¡Siendo redimido!

¡Hola! Buenos días, Buenas tardes.

¿Cómo están hermanos en Cristo?

Dios los bendiga.

Les invito a que cada día lean nuestro blog, del grupo Alive, un ministerio de Ekklesia USA.

Hoy quiero compartirles el mensaje titulado: ¡Siendo redimido!

Ahora que hemos sido redimidos y restablecidos, muchas veces miramos atrás, y comenzamos a preguntamos ¿Por qué necesitábamos ser redimidos? ¿De qué necesitábamos ser redimidos? En ausencia de Dios, estábamos abandonados en nuestras frustraciones interiores, en el pecado, alejados de Dios, de la casa de Dios. Y en este tiempo de reflexión al mirar atrás, no debemos extrañar ese pasado, debemos seguir adelante caminando, viendo más allá. Aunque  somos jóvenes, tenemos poder con el nombre de Jesús, tenemos poder para salir adelante, tenemos poder para crecer, y todo depende de ti, de cuanto esfuerzo tú le pongas,  de cuanta dedicación tú le asignes a esta nueva vida espiritual que has conseguido, que has obtenido por amor y por gracia, depende de ti.

Ahora, yo personalmente me he dedicado a comenzar en las mañana a orar, a buscar más de Dios para conectarme. Te invito  que en tus comentarios publiques, ¿Cuáles son las maneras que tú te has a cercado a Dios esta semana? ¿Cuáles son las maneras que tú has dado gracias a Dios?

Una de las mejores maneras para seguir en este plan espiritual, y no dejar que el fuego se queme, no dejar que la relación con Dios se vaya, y otra vez caigas en pecado, en frustraciones; es renovando ese compromiso que Dios hizo contigo, cuando te rescató, te redimió, no solo vino y te rescató, también trajo la salvación a tu vida, lo que es la redención a tu vida, sabemos que no fue gratis, tuvo un precio, la sangre, el dolor, causado en la cruz a Jesús, y como Dios hace todo, levantó a Jesús de la muerte al tercer día, y a ti también te levantó de la muerte. Un hombre muerto, lleno de pecado, porque la palabra de Dios dice, todo pecado lleva a la muerte, entonces estabas muerto, pero  Dios te ha levanto, Dios te ha cambiado y declara hoy esto sobre tu vida. Dios tiene promesas para ti, no importa tu situación, no importa de ¿dónde? ¿Cómo? Qué? ¿Cuándo? Él tiene planes y propósitos para ti, ¡Amen!

Joven, te animo que leas más la palabra, que busques más de Dios, pero sobre todo, sirvas en la Iglesia, eso te llenará y te pondrá una pasión en tu corazón. Muchas veces Dios te llama Joven, a que seas voluntario, que apoyes en el Ministerio, en la Iglesia, en las áreas que te gustan, en las áreas a las que has sido llamado.

Así como lo llamo al discípulo Pedro, lo llamó y le dijo, antes eras pescador de peces y ahora eres pescador de hombres. En su misma materia, en su mismo  trabajo, lo que él hacía. Él ya sabía cómo tirar la red, él ya sabía cómo subirse al barco, él ya sabía tomar los riesgos. Jesús lo llama ahí mismo, dentro de ese ambiente, solo cambia el objetivo, pero sigue haciendo lo que hacía. Y Dios está llamándote también, tal vez eres maestra de matemática, cuidador de niños, eres diseñador gráfico, cantas o tal vez ayudas a organizar en tu trabajo; Dios te está llamando, no solo para que llegues a la Iglesia y llenes un espacio los Domingos o los Sábados, Dios te está llamando a pensar más allá, ya tienes la edad de 20 , 18, 30, 38, 36… por ahí, un poquito más un poquito menos, eres soltero o casado, y debes comenzar a  visionar a dónde vas, no poner en escrito Yo voy a ir aquí, porque Yo voy a ir, no, entrégale a Dios tu plan y dile: ¡Dios te traigo este plan, has lo que tu deseas con este plan, me organicé de mi lado, y te lo traigo a ti Señor para que tu hagas tus planes! Orar, busca un Líder que ore contigo sobre esos planes, y vas a ver como abre puertas pequeñas, puertas grandes; va cerrando y abriendo.

Les quiero compartir un testimonio.

En la vida hay muchas responsabilidades y este mes fue muy difícil, habían cobros y cobros de diferentes cuentas, se sintió que todos estaban de vacaciones, entonces, algunos clientes no pagaban, pero Dios es fiel, justo  el último día del mes entra lo necesario para cubrir la renta de mi familia, y quería compartir ese testimonio, como un ánimo, si tú le sirves a él, si tú  lo buscas a él, él proveerá.  Amén!

Me acuerdo también, que cuando recién me case, no tenía mucho dinero, suficiente para la boda, una boda pequeña y no iba tener luna de miel. Me acuerdo que le hablé a Dios un enero 17, me case el 31, como 4 semanas antes, era un domingo en la iglesia,  pensaba en las cuentas y me causaba fe, porque  necesitaba fe para casarme, y  le dije: Señor ayúdame, necesito de ti y sentí en mi corazón ¡Yo proveeré!, confié en su palabra;  justo mi grupo guía, algunas hermanas y hermanos, me dijeron nosotros vamos apoyarte, vamos a organizar y comenzaron a moverse todos, todas las piezas comenzaron a moverse, aun aquellas personas que no estaban en el mejor acuerdo, comenzaron a contribuir. Dios cambió corazones, Dios movió y abrió puertas, Dios es grande, él está de tu lado.

Oro por ti, que Dios te siga bendiciendo, Oro por ti, que Dios te siga cambiando, que Dios te bendiga un abrazo. ¡Amén!

Escrito por Salomon Paredes.

 

Share this post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *